2Pocos conocen la uña de gato (Uncaria tomentosa), pero aquellos que la utilizan suelen recomendarla mucho. Alguno estará imaginándose una infusión con uñas de gato, una imagen desagradable cuanto menos. Pero la uña de gato es una planta, una liana concretamente. Tiene espinas en forma de gancho en las bases de las hojas, de ahí su nombre. En fitoterapia se utiliza la corteza.

Composición:

La corteza de la uña de gato presenta flavonoides y procianidinas, terpenos, iridoides, esteroles, heterósidos,…

Unos componentes muy importantes son los alcaloides oxindólicos tetracíclicos y pentacíclicos. En función de la proporción de unos o de otros se obtienen propiedades diferentes.

Efectos:

El principal efecto de esta planta es el efecto antiinflamatorio. Se cree que se debe principalmente a los esteroles y a los alcaloides.

El efecto estimulador del sistema inmune depende del tipo de alcaloide que contenga en mayor cantidad. La especie botánica utilizada en fitoterapia, la Uncaria tomentosa, tiene un gran efecto inmunoestimulante.

Usos:

Problemas osteomusculares:

Algunos estudios han demostrado que tiene una eficacia similar a los antiinflamatorios en pacientes con artrosis. Mejoró los síntomas de rigidez matutina, dolor, capacidad funcional y número de articulaciones doloridas.

Los mejores resultados se obtuvieron a partir del segundo mes de tratamiento

Sistema inmune:

Otros estudios han demostrado que los pacientes tratados con uña de gato aumentan el número de leucocitos  y neutrófilos en sangre. Estas son células del sistema inmune, se encargan de defendernos contra las infecciones.

A día de hoy se utiliza la uña de gato para tratamiento de cualquier proceso inflamatorio especialmente en procesos osteoarticulares como son la artrosis y la artritis. También en pacientes con las defensas bajas o que sufren infecciones cada poco tiempo.

De forma tradicional se utiliza para alergias, dolores menstruales, etc.

Advertencias:

El uso de la uña de gato junto a medicamentos como el omeprazol o el pantoprazol puede dejar inactivos los acaloides responsables de su acción inmunoestimulante. No la tomes si tienes úlcera péptica.

Inhibe el metabolismo de muchos fármacos haciendo que aumenten su efecto o el tiempo que lo ejercen. Por ejemplo: benzodiacepinas (alprazolam, bromazepam, lorazepam, lormetazepam,…), estatinas (atorvastatina, simvastatina, pravastatina,…), losartán, verapamilo, carvedilol, sildenafilo, coideína, tramadol, ciclosporina, etc. Es por esto que te animamos a preguntar siempre al farmacéutico antes de decidir tomar uña de gato por tu cuenta.

Por último, no utilices uña de gato durante el embarazo o la lactancia.

acacia_greggii_thorns

Fuentes:

  1. Encarna castillo garcía, Isabel martínez solís. Manuel de Fitoterapia. (2ª ed.): Elsevier; 2015.
  2. Imagenes extraidas y editadas de WikiMedia Commons

A %d blogueros les gusta esto: