real-thyme-123146_1920 El tomillo es una planta muy utilizada como condimento culinario. Su contenido en aceites esenciales resulta útil para aderezar sopas, carne,… Pero estos compuestos también son responsables de sus propiedades beneficiosas para la salud.

De las flores de tomillo se pueden destilar aceites esenciales ricos en compuestos fenólicos de diferente naturaleza.  También presenta flavonoides, ácidos fenólicos (cafeico y rosmarínico) y triterpenos (ácido ursólico y oleanólico).

Efectos:

El tomillo es conocido por sus propiedades antisépticas, antitusivas y antiespasmódicas (reduce los cólicos). Diversos estudios han demostrado las propiedades antimicrobianas de sus aceites esenciales. El efecto antiespasmódico se basa en la presencia de los flavonoides.

Por vía interna también presenta actividad expectorante y broncoespasmolítica. Es decir, aumenta la secreción de moco en los bronquios y mejora el trasporte de estos a través de la tráquea. Además, es eliminado en el aire que se exhala actuando como antiséptico respiratorio.

Usos:

  • Desinfectante a nivel tópico
  • Problemas respiratorios (como resfriados o congestión) en forma de infusión o extractos
  • Problemas digestivos como gases y cólicos
  • Rubefaciente para dolores articulares y musculares (utilizando el aceite esencial en pomadas)

Seguridad y advertencias:

No se han descrito efectos adversos en embarazo y lactancia, pero por falta de datos suficientes, no se recomienda su uso en estos casos. La principal contraindicación sería la alergia a alguno de los componentes de la planta.

Debemos tener en cuenta siempre la composición en aceites esenciales. Por encima del 8% puede producir irritaciones de la piel.

No se han descrito interacciones entre el tomillo y fármacos.

antiseptic-88511_1920

Fuentes:

  1. Encarna castillo garcía, Isabel martínez solís. Manuel de Fitoterapia. (2ª ed.): Elsevier; 2015.
  2. Imagenes extraidas y editadas de pixabay.com

A %d blogueros les gusta esto: