bee-1555486_1920El própolis es un producto utilizado desde la Antigüedad. En el antiguo Egipto lo utilizaban como medicamento y en ungüentos para embalsamar. Aparece en la Biblia con el nombre de tzorí. Aristóteles, el filósofo y científico griego, consideraba el própolis como “remedio para las infecciones de la piel, llagas y supuraciones…”. Pero, qué es el própolis?

¿Qué es el própolis?

El própolis es un producto apícola que recolectan las abejas. Lo extraen de las resinas de diferentes árboles y plantas. Habitualmente utilizan resinas de abedul, sauce, castaño, robre,… La abeja secreta un ácido que lo ablanda y lo almacena en unos cestillos que tienen en las patas para el polen. Esta recolección se realiza sobre todo a finales de verano.

Las abejas utilizan el própolis para taponar herméticamente la colmena y para evitar infecciones.

En cuanto a su apariencia, presenta un aspecto resinoso, de color verde pardo, castaño o incluso negro. Tiene un sabor acre y un olor dulce y agradable.

Composición:

El própolis es un producto muy complejo y su composición varía mucho en función de las plantas que utilicen las abejas, del clima, de la zona, etc.

Se endurece a menos de 15ºC, es pastoso a temperatura ambiente. No se disuelve en agua, por lo que suele disolverse en alcohol u otros disolventes orgánicos.

Más del 50% de su composición lo constituyen los denominados derivados polifenólicos: flavonoides, cumarinas y ácidos fenoles. Además presenta esteroles, ácidos grasos, polisacáridos, vitaminas, minerales, etc.

Efectos:

El uso tradicional del própolis a lo largo de la historia ha suscitado el interés de científicos de todo el mundo. A día de hoy existen cientos de estudios que avalan sus propiedades entre las cuales destacan:

  • Inmunomodulador: aumenta las defensas y la respuesta del sistema inmune frente a infecciones
  • Antimicrobiano: actúa como antimicrobiano frente a diferentes bacterias y aumenta el efecto de los antibióticos. También es un antifúngico útil en candidiasis y otros hongos de la piel.
  • Antiinflamatorio
  • Antitumoral
  • Antiparasitario
  • Anti VIH
  • Anticitotóxico
  • Antioxidante
  • Cicatrizante

Un efecto que se ha observado recientemente es la unión a ciertos receptores dónde actúa la digoxina reduciendo su toxicidad.

Usos:

Debido a sus propiedades antimicrobianas y estimulantes del sistema inmune se utiliza habitualmente en infecciones respiratorias o urinarias.

Existen numerosos ejemplos de productos con própolis para problemas de garganta por su efecto antiinflamatorio, cicatrizante y antimicrobiano.

Por último, puede utilizarse para problemas de la piel como ezcemas, forunculos, quemaduras, etc.

Advertencias:

Aunque no es habitual, existen personas con alergia al própolis. Deben tener cuidado las personas que son alérgicas a cualquier producto apícola (polen, miel, jalea real,…) o a la picadura de la abeja. En pacientes con asma, diabetes, urticaria u otros deben empezar el tratamiento con própolis de forma paulatina.

En general, los estudios han demostrado la baja toxicidad del própolis por vía oral. Los efectos adversos que puede presentar son: sequedad de boca, somnolencia, mareos,…

No tiene problemas en caso de embarazo y lactancia.

bee-1034281_1920

Fuentes:

  1. Fitoterapia en las afecciones del aparato respiratorio. Módulo IV. INFITO.
  2. Imágenes extraidas de pixabay.com

A %d blogueros les gusta esto: