legs-434918

El síndrome de piernas cansadas afecta a 3 de cada 10 adultos. En mayores de 50 años aumenta a 5 de cada 10. Es cinco veces más frecuente en mujeres.

Los síntomas son:

  • Sensación de pesadez
  • Cansancio
  • Hinchazón
  • Dolor y picor
  • Calambres musculares
  • Sensación de hormigueo
  • Varices

Pero, en qué consiste exactamente el síndrome de piernas cansadas?

La principal función de las venas es llevar la sangre de vuelta al corazón para oxigenarla. En el caso de las piernas la sangre tiene que vencer la fuerza de la gravedad para volver al corazón. La contracción de los músculos presionan las venas para impulsar la sangre hacia arriba. Además, las venas tienen unas válvulas que evitan que la sangre fluya en dirección contraria.

Cuando falla este retorno venoso la sangre se estanca y se hinchan las venas. Se filtran líquidos a los tejidos y aparecen los primeros síntomas: la hinchazón y la pesadez.

Después de un tiempo, la tensión que se genera sobre las venas hace que sean cada vez menos elásticas y pierden la capacidad de contener la sangre apareciendo las varices.

La hinchazón en piernas y tobillos aumenta con el calor y estando de pie mucho tiempo sin moverse. El frío y estar tumbado mejora los síntomas.

También aumentan con la edad y, en el caso de las mujeres, durante la menstruación, el embarazo, tratamientos hormonales sustitutivos y el uso de anticonceptivos orales.

 

Qué factores influyen?

Factores NO evitables:

  • Edad
  • Antecedentes familiares
  • Enfermedades circulatorias previas
  • Estado hormonal (embarazo y menopausia principalmente)
  • Tener los pies planos (menos contracción de los músculos que bombean la sangre)

Factores evitables que agravan la enfermedad:

  • El sedentarismo y estar de pie durante mucho tiempo
  • Estar al sol o al calor
  • El sobrepeso o la obesidad
  • El estreñimiento (aumento de la presión abdominal)
  • La ropa demasiado ajustada en la cintura y las piernas

Consejos para prevención y alivio de las piernas cansadas:

  1. Mantener las piernas en alto: durante media hora, dos o tres veces al día, elevar las piernas por encima de la cadera y sin cruzarlas.
  2. Dormir con las piernas ligeramente levantadas (a unos 10 o 20 centímetros)
  3. Evitar fuentes de calor como estufas y la exposición excesiva al sol.
  4. Caminar o pedalear durante media hora al día. Si trabaja de pie durante horas puede hacer ejercicios como caminar sobre los talones o ponerse de puntillas para facilitar el retorno venoso.
  5. No utilizar ropa ajustada como calcetines con goma estrecha.
  6. Utilizar calzado ancho y cómodo, cerrado a poder ser, y evitar los tacones.
  7. Evitar el sobrepeso y el estreñimiento con una dieta rica en fibra y con pocas calorías.

 

Anuncio 1

Tratamiento

  • Terapia compresiva: las medias de compresión ejercen presión sobre diferentes puntos de las piernas. Es importante contar con el asesoramiento de un profesional sanitario para elegir la compresión, talla y modelo más adecuado.
  • Fitoterapia: en forma de cápsulas o geles, utilice sólo productos de fitoterapia de calidad, composición y seguridad demostrada.
    • Ginkgo biloba: acción venotónica, mejora el retorno y la fuerza de las venas
    • Castaño de indias: acción antiedematosa y antiinflamatoria (reduce la hinchazón y el dolor)
    • Rusco: acción vasoconstrictora (reduce el tamaño de las venas)
    • Vid roja: acción vasoprotectora (reduce la permeabilidad de las venas y el filtrado de líquido fuera de las venas)
    • Centella asiática: actividad vasoprotectora (mejora la elasticidad de las venas)
    • Hamamelis virginiana: acción venotónica
  • Hidroterapia: duchas y masajes con agua fría para estimular el retorno
  • Terapia farmacológica: También existe medicamentos para utilizar por vía oral y otros por vía tópica. Nunca los utilice sin asesoramiento del farmacéutico o del médico.
  • Cirugía

 

Preguntas frecuentes:

  • ¿Afecta sólo a personas mayores?

    • No, puede aparecer a cualquier edad y en cualquier sexo, aunque es más habitual en mujeres
  • ¿Caminar mucho o correr empeora los síntomas?

    • No, el ejercicio siempre mejora los síntomas
  • ¿Sólo afecta a quien tiene antecedentes familiares?

    • No, muchas personas sin antecedentes la padecen por estreñimiento, embarazo, estar de pie mucho tiempo, etc
  • ¿Los tacones altos empeoran la circulación?

    • Si, empeoran la circulación y aumentan el riesgo de padecer varices. Es aconsejable sentarse cada hora, quitar los zapatos y mover los dedos.
  • ¿La depilación con cera caliente provoca varices?

    • No, ya que el tiempo en contacto con la cera caliente es muy breve. Pero en pacientes con venas muy frágiles pueden aparecer pequeñas arañas vasculares pero no varices
  • ¿Si me opero de las varices pueden volver a aparecer?

    • Con las nuevas técnicas que se utilizan la aparición de nuevas varices es muy pequeña (un 5% al cabo de 5 años)

 

 

Fuentes:

  1. Guía práctica para prevenir y tratar el síndrome de piernas cansadas – SEFAC
  2. Imagenes extraidas y editadas de pixabay.com
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

1 comentario

Rusco – Ruscus aculeatus - Farmacia Pontevea · 15 junio, 2017 a las 18:32

[…] el calor aumentan los síntomas de las piernas cansadas, varices y otros problemas vasculares como las hemorroides. Es en estas épocas de calor o cuando […]

Deja un comentario

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies