Del olivo solemos utilizar las aceitunas para extraer aceite o comérnoslas directamente. Pero en fitoterapia se utilizan sus hojas.

Composición:

Las hojas de olivo deben contener al menos un 5% de oleuropeína o oleuropeósido (un tipo de secoiridoide). Este componente es el que determina la calidad de la planta.

Además presentan otros compuestos como flavonoides, apigenina, etc.

 Efectos:

Estas hojas tienen propiedades vasodilatadoras, hipocolesterolemiantes e hipoglucemiantes. Es decir, aumenta el tamaño de las venas y baja el colesterol y el azúcar.

Aunque hay pocos estudios, ha demostrado que consigue bajar la tensión arterial en pacientes con hipertensión.

Usos:

Se recomienda en casos de hipertensión y también en diabéticos tipo 2 por su efecto hipoglucemiante.

Advertencias:

No utilices olivo si te han diagnosticado litiasis biliar. No se han realizado estudios de toxicidad ni interacción con otros medicamentos. Pero no se recomienda su uso con medicamentos hipoglucemiantes.

A %d blogueros les gusta esto: