Hacer deporte nos aporta enormes beneficios para la salud. Desde la mejora del riesgo cardiovascular hasta el estado del ánimo. Con la llegada del buen tiempo apetece a salir a disfrutar de la naturaleza y a practicar deporte al aire libre. Pero el lanzarnos a la acción sin una preparación previa puede acabar en esguince, moratones, rozaduras, etc.

Incluso los deportistas más experimentados sufren lesiones como contracturas, tendinitis y desgarros musculares. Estas lesiones obligan siempre a parar y descansar un tiempo para evitar que vaya a más y se cronifique.

Para tratar este tipo de lesiones existen multitud de opciones entre los que destacamos los tratamientos tópicos. Tratar la zona lesionada desde el exterior siempre tendrás menos efectos adversos.

Recomendaciones para prevenir lesiones:

  • Calentar antes de entrenar en función de la actividad que vallamos realizar. También se recomienda una vuelta a la calma al finalizar.
  • Realiza ejercicios adaptados a tu condición física y ve aumentando la intensidad poco a poco. Ante cualquier molestia es mejor parar que sobre entrenar algún músculo.
  • Utiliza material deportivo adecuado. Elegir ropa y calzado acordes para la actividad física.
  • Bebe mucha agua antes, durante y después del ejercicio. No esperes a tener sed.
  • Procura descansar bien entre una sesión y otra.
  • Cuida tu postura y tu técnica para no forzar músculos, huesos, ligamentos ni articulaciones.


A %d blogueros les gusta esto: