green-beans-690146_1280

Las judías (Phaseolus vulgaris) no son sólo un gran alimento. También se utilizan en fitoterapia para el sobrepeso y para la diabetes. Se utilizaban en medicina para el control de la glucemia en los diabéticos antes de que existiera la insulina. Se les daba la vaina a los pacientes para que la masticaran en crudo.

Composición:

Las vainas de la judía son ricas en fibra, pectinas, taninos y flavonoides. Destaca en su composición una lectina denominada faseolamina. La faseolamina actúa inhibiendo la enzima amisala encargada de la digestión de azúcares. Es decir, reduce la cantidad de azúcar que se absorbe en el intestino tras la ingestión de alimentos.

En menor medida contienen también aminoácidos, vitamina C, sales minerales, etc. Entre los minerales que contiene cabe destacar el cromo.

Efectos:

Tanto la fibra como las peptinas que hemos mencionado reducen la velocidad con la que se absorben los alimentos. Es decir, presentan un efecto saciante. A mayores, el efecto de la faseolamina evita la digestión de azúcares y el cromo potencia la acción de la insulina a través de diferentes mecanismos.

Con estos efectos se consigue disminuir la cantidad de calorías que aportan los alimentos y se reducen los picos de glucemia (la glucosa que llega a la sangre). Al disminuir los picos de glucemia también se reduce la formación de grasa en el organismo.

Existen numerosos estudios que confirman que el tratamiento con el extracto de vainas de judía (entre 100 y 450mg al día) se reduce la glucemia postprandial (después de la ingesta) y los niveles de insulina. Pero no está del todo claro si se debe a la cantidad de fibra y faseolamina o al cromo.

Por último, destacamos que tiene un ligero efecto diurético.

Usos:

Hoy en día es muy habitual su uso en dietas para adelgazamiento para reducir el hambre y la cantidad de calorías que se absorben.

La Agencia Europea del Medicamento establece su uso en casos de disurias por su efecto diurético. También se utilizaría en infecciones urinarias, edemas, prevención de cálculos renales, etc.

Habitualmente se utiliza como refuerzo en pacientes diabéticos por su acción hipoglucemiante.

Advertencias:

Las judías presentan unos compuestos denominados hemaglutininas que pueden producir ciertos trastornos grastrointestinales. La variedad que menos concentración de hemaglutininas tiene es la vaina de judía blanca.

Como con cualquier otra fibra, es importante separar la toma de cualquier medicamento de esta, ya que pueden reducir la cantidad de medicamento que se absorbe.

green-beans-930890_1280

Fuentes:

  1. Encarna castillo garcía, Isabel martínez solís. Manuel de Fitoterapia. (2ª ed.): Elsevier; 2015.
  2. La Fitoterapia en el Sobrepeso. Curso INFITO. Módulo 2.
  3. Imagenes extraidas y editadas de pixabay.com

A %d blogueros les gusta esto: