Habitualmente hablamos de la importancia de la limpieza facial como el primer paso de toda rutina de belleza. Hoy te hablamos de la exfoliación, un paso más allá en la limpieza con el que conseguirás resultados espectaculares.

Con la limpieza conseguimos eliminar de nuestra piel la suciedad y la grasa. La exfoliación lo que busca es retirar las células muertas que se acumulan en nuestras epidermis, la parte más externa de la piel. Estas células muertas forman una capa que dificulta la penetración de las cremas reduciendo sus resultados y en el caso de aplicar productos con color hacen que no presenten un tono uniforme. Además, dan un aspecto apagado y sin brillo.

Beneficios de la exfoliación

  • Recupera parte de la vitalidad y el brillo de la piel de forma inmediata
  • Mejora los resultados del resto de tratamientos que apliquemos después al facilitar su penetración
  • Consigue un tono uniforme en maquillajes y bronceadores
  • Reduce las imperfecciones de tu piel
  • Aporta suavidad

Ahora bien, si ya te has decidido a hacerte una exfoliación facial, ten en cuenta que existen muchos productos diferentes en función del tipo de piel y tus necesidades. Sigue siempre las recomendaciones de tu farmacéutico o consulta a un dermatólogo. Por otro lado, ten en cuenta que no es algo que puedas hacer todos los días sino una vez a la semana o menos en función del estado de tu piel.

Por último, recuerda hidratar muy bien tu piel después de la exfoliación para evitar irritaciones y otros problemas.

Exfoliación corporal

La exfoliación corporal es especialmente útil cuando queremos ponernos morenos o cuando queremos utilizar algún anticelulítico. De esta forma conseguiremos un mejor aspecto, con un tono uniforme y suave, al broncearnos y un mejor resultado de los anticelulíticos al aumentar su penetración en la piel.

Para la exfoliación corporal también existen diferentes productos y nunca deben ser utilizados para la cara. La piel del cuerpo es mucho más gruesa y resistente y por lo tanto los exfoliantes son más abrasivos que los faciales. A mayores, puedes utilizar un guante de crin para mejorar la exfoliación.

Se puede realizar como mucho dos veces a la semana siempre que no produzca problemas de irritación, picor, etc.

A %d blogueros les gusta esto: