girl-619689_1920Quién no conoce el diente de león? Todos hemos soplado alguna vez para ver volar sus semillas. Pero lo que muchos desconocen es que esta planta ha sido utilizada como planta medicinal desde hace siglos. En general se utiliza cualquier parte de la planta, pero se consigue mayor efecto con las hojas y la raíz.

Composición:

Entre sus componentes se encuentran resinas, compuestos amargos, triterpenos, fitoesteroles, carotenoides, mucílagos y muchas sales de potasio. La inulina, un azúcar con propiedades diuréticas, se encuentra mayoritariamente en la raíz.

Efectos:

Para los que ya conocen esta planta sabrán que su efecto más conocido es el efecto diurético. Es decir, ayuda a reducir la retención de líquidos.

Otros efectos menos conocidos son el aumento de la secreción de bilis (ayuda a la digestión), cierto efecto laxante e hipoglucemiantes (baja el azúcar en sangre).

Indicaciones:

A día de hoy podemos encontrar el diente de león en numerosos preparados a base de plantas medicinales que buscan el efecto diurético y “depurativo”. Se utiliza habitualmente en dietas para adelgazar y en pacientes con problemas digestivos. Pero los diuréticos pueden ser de ayuda en otros muchos problemas: infecciones de orina, hiperuricemia (ácido úrico elevado en sangre), reuma, hipertensión arterial, edemas, etc.

También se utiliza en problemas hepatobiliares siempre que no exista una obstrucción del conducto biliar.

De forma tópica, en cremas, se utiliza por su efecto “depurativo” en muchas enfermedades de la piel como el acné, los eczemas, la psoriasis,…

Contraindicaciones y advertencias:

La principal contraindicación ya se ha mencionado: obstrucción biliar. Puede agravar el problema produciendo más cólicos o aumentando la formación de piedras en la vesícula biliar.

Por vía tópica puede producir dermatitis de contacto cuando se utiliza la planta fresca por su contenido en látex. Por vía oral sus principales efectos adversos son molesticas gástricas y/o acidez. Para evitar estos problemas, los preparados de fitoterapia asocian otras plantas ricas en mucílagos para contrarrestarlos.

No empiece por su cuenta a tomar diente de león u otros diuréticos si toma medicamentos para la tensión o para el corazón. Consulte siempre a su médico o a su farmacéutico si puede utilizarlos.

taraxacum-sect-ruderalia-855372_1920

Fuentes:

  1. Monografía sobre el Taraxacum officinale de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, sus siglas en inglés)
  2. Diente de león Taraxacum officinale. José María Gimeno Gasca. Medicina Naturista. 2000, Nº1: 20-23.
  3. Imagenes extraidas y editadas de pixabay.com

A %d blogueros les gusta esto: