Tener una correcta higiene dental es algo fundamental tanto en niños como en adultos. Por ello, los farmacéuticos somos tan insistentes en este aspecto. Existen múltiples productos para lavar y cuidar tus dientes y encías. Algunos son específicos para cuando existe algún problema como el sangrado de encías o la sensibilidad dental.

Las cifras son alarmantes: según los datos de los que disponemos sabemos que entre el 60 y el 90% de los niños y niñas en edad escolar tienen caries. En los adultos, 1 de cada 5 padece enfermedades periodontales graves que pueden acabar en una pérdida de los dientes.

¿Qué son las caries?

Las caries son un proceso de desmineralización del diente que implica su destrucción. Se deben a diferentes factores como el consumo excesivo de azúcares, determinadas bacterias presentes en la boca y factores personales. Algunos son más propensos a sufrir caries que otros. Para evitar las caries lo más importante es realizar una buena higiene dental cepillando los dientes a diario, usar un colutorio con flúor para aumentar la resistencia de los dientes y evitar los azúcares.

¿Y las enfermedades periodontales?

Cuando las encías se inflaman se producen daños en los dientes. Esta inflamación es lo que llamamos gingivitis. Un signo claro de que una persona padece gingivitis es que las encías sangran durante el cepillado. En estos casos es importante el uso de cepillos suaves y pastas y colutorios específicos para el sangrado de las encías. Si la gingivitis no se trata y va a más, al final se convierte en periodontitis. Esta ya es una patología grave y, a menudo, produce la caída de los dientes al retraerse la encía.

Recomendaciones para una adecuada higiene bucodental:

  1. Cepíllate los dientes después de cada comida. La recomendación más obvia y la más efectiva. Cepillar los dientes elimina la placa bacteriana dónde residen las bacterias que degradan la superficie del diente. Escoge siempre un cepillo de calidad para asegurarte de que no daña el esmalte dental. Además procura que el cabezal tenga el tamaño adecuado para llegar bien a los dientes de atrás.
  2. Cepíllate al menos durante 3 minutos para asegurarte de que eliminas por completo la placa bacteriana.
  3. La técnica es importante: procura lavar la parte exterior de los dientes desde la encía hasta el interior de la boca. Después repite el proceso por la cara interna del diente, también desde la encía hacia el final del diente. Por último, las muelas con movimientos circulares sobre su superficie.
  4. ¡No te olvides la lengua! Siempre desde la base hacia la punta. Puedes usar un limpiador de lengua o el mismo cepillo que utilizas para los dientes.
  5. Donde el cepillo normal no llega: cepillos interdentales o la seda dental. Entre los dientes se acumula gran cantidad de placa bacteriana.
  6. Utiliza pastas y colutorios fluorados y con antisépticos. Así eliminarás la placa bacteriana y mantendrás los dientes fuertes y las encías sanas. Los colutorios o enjuagues deben tener la misma composición para evitar incompatibilidades y mejorar el resultado del tratamiento.
  7. Evita los dulces y los azúcares. Dieta sana y variada, esta recomendación vale siempre.
  8. ¡Deja de fumar! Esta también es de obligada recomendación a todos los fumadores. El tabaco y el humo dañan seriamente las encías.
  9. Visita a tu dentista una vez al año. Una vez al año no hace daño… Y los niños también deberían hacerlo a partir de los 3 años y cada 6 meses para detectar y corregir cualquier problema que pueda surgir.
  10. Si a pesar de estar tratando algún síntoma (como la halitosis, el sangrado de las encías, etc.) este no remite, acude a tu odontólogo para evitar complicaciones mayores.

¿Qué tenemos para ayudarte con la higiene dental?

Cuidado de los más peques:

Debemos cepillar los dientes de los bebés cuando salen. Eso sí, sin pasta dental o con una de menos de 500ppm de flúor si así lo considera el odontólogo. Existen cepillos suaves como este específico para su edad:

Para niños de 2 a 6 años:

Aquí se empezaría a utilizar una pasta o gel dentífrico con entre 1000 y 1450 ppm de flúor.

Niños de 6 a 12 años:

Estos ya pueden utilizar pastas con más de 1450ppm de flúor, al igual que los adultos. Es decir, que pueden utilizar las mismas pastas que los mayores. Pero tendiendo pastas y colutorios tan ricos como estos… ¿Qué niño va a querer una de menta?

 

Personas a las que le sangran las encías, diabéticos o con problemas cardiovasculares:

Para todos ellos recomendaremos siempre la gama de cuidado de encías. De esta forma trataremos los casos de gingivitis leves y mejoraremos la resistencia de las encías. Los diabéticos y las personas con problemas cardiovasculares deben cuidar muy bien la higiene dental. Una pequeña herida que se infecta en la boca podría provocar una pericarditis o una miocarditis (inflamaciones en el corazón producidas por bacterias).

Para los deportistas o personas propensas a tener caries:

Los deportistas, por su forma de respirar por la boca y por el consumo de bebidas electrolíticas, son propensos a padecer caries. Para estos casos tenemos pasta y colutorio específicos contra las caries.

Adultos que desean unos dientes más blancos:

Pasta y colutorio blanqueante de los que no producen sensibilidad dental con su uso.

¿Notas la boca seca?

Un gran número de personas sufren xerostomía, es decir, boca seca. Esto lo producen determinados medicamentos o enfermedades y los síntomas más habituales son despertar con la boca pastosa o notar dificultades para tragar o incluso hablar. Para estos casos existen productos que mejoran la hidratación de la mucosa oral y otros productos que aumentan la salivación. Lo más importante es utilizar la pasta y el enjuague para mantener el la hidratación el mayor tiempo posible.

 

Fuentes:

  •  Entrada basada en las “Recomendaciones a la población” realizadas por la Sociedad Científica Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC).

A %d blogueros les gusta esto: