feet-931921_1920La limpieza diaria de los pies es el primer paso para mantener unos pies sanos y cuidados. Esta limpieza, debería realizarse con agua tibia y durante poco tiempo. El mantener los pies mojados hace que la piel se vuelva más permeable lo que facilita el contagio de hongos. Por ello es imprescindible secar bien los pies, tanto en la higiene diaria como en piscinas, playa, etc. No deje que sequen solos. Sobre todo entre los dedos.

También debemos revisar la planta del pie en busca de heridas o cuerpos extraños y nunca intentaremos sacarlos por nuestra cuenta con objetos cortantes. Es muy importante evitar las heridas en el pie y, en el caso de producirse un corte, lavarlo bien con agua y jabón y utilizar un desinfectante. Estas heridas son especialmente graves en pacientes diabéticos que, debido al deterioro de los vasos sanguíneos que sufren, cicatrizan muy mal y pueden agravarse.

 

Consejos para unos pies sanos:

  • Calzado cómodo y ventilado, con buena sujeción para evitar lesiones
  • Evite caminar descalzo/a para evitar contagios y cortes
  • Utilice antitranspirantes si le sudan mucho los pies
  • Realice una buena higiene diaria
  • Seque bien los pies
  • Corte las uñas rectas o límelas para evitar que se claven
  • Utilice calcetines de algodón u otras fibras naturales. Las fibras sintéticas aumentan la sudoración

 

Productos para el cuidado de los pies:

  • Exfoliantes: eliminan las pieles muertas facilitando la absorción de las cremas que utilicemos después. Por ello sería el primer paso después de la higiene con agua y jabón. Son productos que incorporan micropartículas y/o urea.
  • Hidratantes: sin duda el producto más utilizado. Su función es la de evitar que el pie tenga un aspecto seco, áspero o agrietado. Debería utilizarlo a diario después de la higiene, sobretodo en talones.
  • Hidratantes intensos: se utilizan cuando la sequedad está muy avanzada y produce talones agrietados. Estos productos incorporan agentes altamente hidratantes y regeneradores.
  • Antitranspirantes y desodorantes: combaten el sudor y el mal olor evitando también los hongos
  • Queratolíticos: se utilizan para tratar las durezas, callos y verrugas
  • Apósitos para ampollas: sirven para evitar la fricción y la infección a la vez que consiguen que cure antes. Es muy importante que cuando se forma una ampolla evitemos que se rompa para reducir la posibilidad de que se infecte
  • Antifúngicos: cuando se produce una infección por hongos en los pies debe acudir a su médico para que le prescriba un tratamiento tópico. Normalmente se utilizan cremas o polvos con antifúngicos como el clotrimazol o el miconazol.

 

Si tienes alguna duda o buscas consejo sobre como cuidar tus pies, deja tu comentario o consulta a tu farmacéutico en Farmacia Pontevea.

 

 

Fuentes:

  1. Revista Acofar – Decálogo para el cuidado de los pies
  2. Revista Acofar – Uñas sanas y cuidado del pie
  3. Imagen de Pixabay.com

A %d blogueros les gusta esto: