Hoy en día, es habitual oír hablar de lo malo que es el colesterol para nuestra salud. Aumenta el riesgo de infartos y accidentes cerebrovasculares. Pero… ¿qué es el colesterol? ¿Sabes que hay más de un tipo de colesterol?

¿Qué es colesterol?

Vale, empezamos por lo básico, la definición: el colesterol es una grasa que se forma principalmente en el hígado y que también absorbemos de los alimentos.

¿Por qué el cuerpo necesita colesterol?

El colesterol desempeña diferentes funciones en nuestro cuerpo como:

  • Interviene en la síntesis de hormonas sexuales y de la glándula tiroidea.
  • Se utiliza para la formación de vitamina D. Cuando nos exponemos al sol, el cuerpo transforma colesterol en vitamina D gracias a los rayos solares.
  • El colesterol forma parte de las membranas de nuestras células. Las hace más estables y menos rígidas.
  • También interviene en la formación de ácidos biliares, los responsables de la digestión de la grasa en nuestro estómago.

¿Y si sirve para tantas cosas, por qué el médico (y el farmacéutico) se empeñan en que tengo que bajarlo?

Decía Paracelso que “el veneno está en la dosis”. Esto es lo que pasa con el colesterol. Tener unos niveles de colesterol bajos es bueno, tenerlos altos es malo. Ahora te explicamos el porqué.

“El veneno está en la dosis”

Paracelso.

Tipos de colesterol:

Existen dos tipos de colesterol, el LDL y el HDL:

  • Colesterol LDL: su nombre proviene del inglés y se traduce como lipoproteína de baja densidad. Su función es la de transportar el colesterol del hígado hacia todo el organismo a través de la sangre. Cuando hay demasiado colesterol LDL, las células no son capaces de absorberlo todo y este se queda en las arterias haciéndolas más estrechas y rígidas. Es por esto por lo que este tipo de colesterol es considerado el “colesterol malo”.
  • Colesterol HDL:en este caso es una lipoproteína de alta densidad. Este tipo de colesterol se encarga de eliminar ese exceso de colesterol LDL de nuestras arterias y llevarlo de vuelta al hígado. De esta forma, se considera que ejerce un papel protector contra el “colesterol malo” así que lo llaman “colesterol bueno”.

¿Cómo sé si tengo colesterol?

Colesterol lo tenemos todos, unos más otros menos. Cuando una persona sale del médico con un tratamiento para el colesterol lo que tiene es “hipercolesterolemia”. Es decir, mucho colesterol en la sangre. ¿Y cual es el es problema de tener mucho colesterol en sangre?

Como mencionábamos antes, el colesterol LDL en exceso se queda en las arterias dificultando el paso de la sangre y llegando incluso a taponarlas. Eso aumenta el riesgo de infartos y de problemas cardiovasculares.

Vale, pero a mi dame valores, dame cifras:

  Lo ideal Regulero Muy mal
Colesterol total <200 mg/dL 200-240 mg/dL >240 mg/dL
Colesterol LDL <100 mg/dL 100-160 mg/dL >160 mg/dL
Colesterol HDL >45 mg/dL 35-45 mg/dL <35 mg/dL

Estos valores son los que se suelen usar en la población general. Pero en determinados casos, como en los pacientes que ya han tenido infartos o un accidente cerebral, se recomiendan valores más bajos aún para asegurar que mantienen sus arterias limpias.

¿Quién tiene hipercolesterolemia?

Se calcula que en España casi el 70% podría tener hipercolesterolemia y, en su mayoría, no estaría bien controlado. Es más probable en personas con antecedentes de enfermedades cardíacas en su familia, personas con sobrepeso u obesidad, personas sedentarias, … Además, aumenta el riesgo con la edad y, en el caso de las mujeres, durante la menopausia. En los últimos años se ha disparado el número de casos de hipercolesterolemia en niños y adolescentes. Esto se debe al aumento de la obesidad infantil y a su sedentarismo.

La forma de saber si tienes más colesterol del que debes es mediante una analítica de sangre. El médico suele realizar este tipo de analíticas de forma periódica para comprobar el estado general de salud de sus pacientes. Además, en la farmacia disponemos de aparatos de medida para controlar estos valores. Con un simple pinchacito en el dedo, podemos decirte tus valores de colesterol en sangre.

¿Y qué hacemos para evitarlo?

Si quieres prevenir la hipercolesterolemia sigue nuestros consejos:

  1. ¡Cuida tu dieta! Mantener un peso adecuado es muy importante. Pero además procura incluir en tu dieta alimentos ricos en ácidos grasos insaturados como el Omega 3. El Omega 3 aumenta el colesterol bueno y reduce los triglicéridos (otra grasa que encontramos en la sangre). Consume abundantes pescados azules, frutos secos, etc.
  2. Aumenta el consumo de verduras y cereales integrales. La fibra que contienen ayuda a adsorber las grasas y los azúcares. Es decir, que se pegan a la fibra y se eliminan por las heces en lugar de absorberlas en el intestino. De esta forma es como si comieses menos grasas y azúcares. Así bajas colesterol y de peso si te sobran unos kilos. Con la fibra son todo ventajas. Come frutas y verduras a diario.
  3. Evita las grasas saturadas. Reduce todo lo que puedas la comida basura, los embutidos y todo lo demás. Ya sabes, eso tan rico que no se debe comer.
  4. El tabaco y alcohol son malos, en serio. El alcohol engorda y mucho. El tabaco daña tus arterias y venas. Son muy malos, déjalos.
  5. Haz ejercicio. Si, somos muy pesados con el tema del ejercicio. Pero es que realmente funciona. Bien hecho, son todo ventajas. Haz la prueba. Ejercicio físico de forma regular (mejor media hora 3-5 veces a la semana que hacer 2 horas un día). Procura realizar ejercicios aeróbicos como caminar, andar en bici o nadar y a una intensidad moderada.
  6. Mide tu colesterol de forma periódica. Pásate por la farmacia en ayunas y te sacamos el perfil lipídico completo (colesterol total, el bueno, el malo y los triglicéridos) en menos de 10 minutos. Además, te asesoramos sobre medidas nutricionales y otros consejos que te puedan ser útiles para tu caso en concreto.
  7. Si ya tienes tratamiento puesto por el médico tómatelo. Parece una obviedad, pero lo que diga el médico va a misa. Hay que tomarse bien la medicación para que funcione.
Que rico está el colesterol

A %d blogueros les gusta esto: