En el verano suelen aumentar los casos de cistitis. Esto se debe a que con los baños en piscinas y playas, aumenta la humedad en la zona genital y también el crecimiento de las bacterias.

Esta es la infección urinaria más habitual y afecta a 3 de cada 10 mujeres en algún momento de su vida. De estas, un 30% sufren estas infecciones de forma recurrente. Es decir, más de una vez al año.

La infección se produce habitualmente por la Escherichia coli o E. coli. Esta bacteria está presente de forma normal en nuestro intestino. Pero si llega a la uretra, puede adherirse y llegar a infectar la vejiga.

Síntomas:

Cuando la E. coli se fija en la uretra libera toxinas que producen síntomas muy molestos como son:

  • Dolor y escozor al orinar
  • Necesidad de ir al baño con frecuencia
  • Orinar poco, pero muchas veces
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Presión en la parte baja de la pelvis
  • Orina turbia o con mal olor, incluso con sangre

Tratamiento:

Aunque en casos leves pueden desaparecer de forma espontánea, en general se necesita un tratamiento con antibiótico para eliminar la bacteria e impedir que vaya a más. Este tratamiento con antibiótico, cuando se utiliza en casos recurrentes, puede provocar que la bacteria se vuelva resistente a ese antibiótico. Es por ello que deben ser utilizados con responsabilidad y siempre consultando al médico.

En los últimos años, se han publicado estudios que indican que las proantocianididas del arándano rojo americano pueden ser utilizadas en casos de cistitis recurrentes. En concreto han demostrado ser eficaces en prevención e cistitis en tratamientos largos.

Recomendaciones:

  1. Evita el estreñimiento. El retrasar el momento de ir al baño hace que se acumulen gérmenes que pueden colonizar la uretra
  2. Bebe mucha agua, más de litro y medio, y ve al baño con frecuencia. Especialmente en días de calor. De esta forma arrastrarás más bacterias al orinar.
  3. Límpiate y sécate siempre de adelante hacia atrás. De hacerlo al contrario arrastras bacterias que pueden provocarte la infección. Por otro lado, recuerda utilizar productos de higiene íntima específicos y jabones neutros para no dañar tu flora bacteriana.
  4. Evita los baños, mejor una ducha.
  5. No te quedes mucho tiempo con el bañador húmedo después de la piscina o de la playa.
  6. Utiliza ropa interior de algodón y evita la ropa ajustada.
  7. Usar diafragma o tampones puede aumentar los casos de infección de orina al reducir la eliminación de las bacterias.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies