coffee-662737_1920El café es una bebida muy consumida en nuestro país. Se elabora a partir de semillas de diferentes especies del género Coffea. Las especies más utilizadas son la Coffea arabica y la Coffea canephora. El arbusto que produce estas semillas se denomina cafeto y, aunque su origen es africano, a día de hoy se cultiva en Asia, América, África y Oceanía. Estas semillas en origen son verdes, pero tras la torrefacción adquieren su aroma y color característicos.

Composición:

En función de la especie y del cultivo se obtienen semillas con diferente cantidad de cafeína. En la Coffea arabica la cafeína se encuentra entre el 0,8 y el 1,5% mientras que en la Coffea canephora está entre el 1,5 y el 3%.

Por otro lado, en el café abundan los ácidos fenólicos como los ácidos clorogénicos, esteroles y azúcares.

Efectos:

Aunque los efectos del café son ampliamente conocidos y buscados por todos los que lo bebemos a diario, las detallaremos aquí. Estos efectos se basan en las acciones que tienen las bases xánticas como la cafeína sobre el sistema nervioso, muscular, respiratorio y cardíaco. Ejerce una acción estimulante actuando sobre los receptores de dopamina, aumenta la producción de adrenalina y noradrenalina incrementando el ritmo cardíaco y la presión arterial, incrementa el flujo de sangre hacia los músculos, incrementa la glucogenólisis en las células del hígado y aumenta el flujo renal y la filtración en el riñón (efecto diurético).

También aumenta la lipolisis (quemar grasas) y, a dosis altas, la acidez gástrica.

El café verde, sin pasar por el proceso de torrefacción, se utiliza en complementos alimenticios por sus propiedades diuréticas, coleréticas y antirreumáticas. Apenas presenta efecto estimulante del sistema nervioso.

Usos:

La Comisión E, el organismo oficial que regula el uso de plantas medicinales, no tiene aprobada ninguna indicación para el café.

De forma tradicional se utiliza en casos de astenia, fatiga, problemas biliares, hipotensión, migrañas, bronquitis y, sobre todo, como bebida estimulante.

Debido a su actividad estimulante reduce la fatiga, aumenta la concentración y producen poca adicción.

Advertencias:

Los principales efectos adversos del café también son ampliamente conocidos: estados de nerviosismo, insomnio, problemas intestinales, etc. Estos efectos dependen de la sensibilidad individual que tengamos a la cafeína. Tomar café a las dosis habituales no suele presentar reacciones adversas.

Por otro lado, si tomas algún medicamento debes tener en cuenta que puede existir alguna interacción. La cafeína aumenta el efecto y la toxicidad de la digoxina, aumenta el nerviosismo en pacientes con antidepresivos (fluoxetina, paroxetina, sertralina, fluvoxamina y citalopram), disminuye el efecto relajante de las benzodiacepinas (como el alprazolan o el lorazepan), disminuye el efecto hipotensor del propanolol y del metoprolol, etc. Si tomas algún medicamento consulta con un profesional de la salud si el café está contraindicado en tu caso.

Está especialmente contraindicado en:

  • Pacientes con úlcera péptica y gastritis
  • Insomnio y ansiedad
  • Insuficiencia cardíaca y arritmias
  • Pacientes con hipertiroidismo
  • Menores de 12 años
  • Durante el primer trimestre del embarazo y en la lactancia

Su uso prolongado a dosis altas puede producir adicción.

El café con azúcar es mejor tolerado ya que este reduce la acción de la cafeína sobre las células nerviosas.

Si tienes problemas con la cafeína siempre te quedará el descafeinado. Un café que conserva su aroma característico pero con menos del 1% de cafeína.

coffee-171653_1920

Fuentes:

  1. Encarna castillo garcía, Isabel martínez solís. Manuel de Fitoterapia. (2ª ed.): Elsevier; 2015.
  2. Imagenes extraidas y editadas de pixabay.com

A %d blogueros les gusta esto: