primrose-603478_1920A partir de las semillas de Oenothera biennis se extrae el denominado aceite de onagra. Tras el prensado en frío de estas semillas se obtiene un aceite brillante, sin olor y de color ámbar.

Composición:

Este aceite presenta una elevada proporción de ácidos grasos esenciales como el cis-linoleico y el cis-ỿ-linolénico. Los ácidos grasos esenciales son aquellos que nuestro organismo no es capaz de sintetizar. Por lo que deben ingerirse en la dieta. El aceite de onagra, por su elevado aporte de estos ácidos grasos, es un complemento ideal en cualquier dieta.

Efectos:

  • Emoliente
  • Antiagregante plaquetario
  • Antiinflamatorio
  • Antialérgico
  • Antioxidante
  • Aumenta el colesterol HDL (“el bueno”) y baja el colesterol total y los triglicéridos
  • Antihipertensivo
  • Antiulceroso
  • Antiartrítico

Diferentes estudios han demostrado que las pacientes con síndrome premenstrual mejoran los síntomas tras el tratamiento con aceite de onagra. Esto se debe especialmente al efecto antiinflamatorio. Consigue reducir significativamente el dolor y la sensibilidad mamaria también en mastalgia.

También ha demostrado ser efectivo en pacientes con eccema atópico, artritis reumática, hiperuricemia (ácido úrico elevado en sangre) y polineuropatía diabética.

Usos:

Oficialmente reconocidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se encuentra su uso en tratamiento de:

  • Síndrome premenstrual
  • Mastalgia
  • Eccema atópico
  • Nefropatías diabéticas
  • Hipercolesterolemia (tener el colesterol elevado)
  • Trastornos circulatorios
  • Procesos autoinmunes como la artritis reumatoide
  • Afecciones del sistema nervioso
  • Trastornos de conducta

Posología:

Se recomienda tomar entre 5 y 6 gramos al día de este aceite. Siempre utilizando un producto bien estandarizado que nos indique el porcentaje de cada ácido graso esencial. Esta dosis debe aumentarse en pacientes con alcoholismo, estrés, tabaquismo, insuficiencia hepática o edad avanzada.

Advertencias:

No deben tomar aceite de onagra aquellos pacientes con antecedentes de epilepsia o aquellos a tratamiento con fenotiazinas. Consulte a su farmacéutico antes de iniciar por su cuenta cualquier tratamiento fitoterápico.

No debe utilizarse durante el embarazo, lactancia o en niños sin supervisión médica.

Los pacientes con medicamentos antiagregantes plaquetarios y aquellos que tomen medicamentos epileptógenos deben ser monitorizados.

Los efectos secundarios más habituales del aceite de onagra suelen ser leves y de tipo digestivo (náuseas y diarrea) o cefalea.

207406190_cb381a374d_b

Fuentes:

  1. Encarna castillo garcía, Isabel martínez solís. Manuel de Fitoterapia. (2ª ed.): Elsevier; 2015.
  2. Imagenes extraidas y editadas de pixabay.com

A %d blogueros les gusta esto: